Domingo, 11 Abril 2021

Linda “locura”, el Campeonato Argentino

Oct 24, 2017
En el predio de veteranos de Villa Mercedes tiene su avenida. En el predio de veteranos de Villa Mercedes tiene su avenida.

Un campeonato aniversario en Villa Mercedes fue el puntapié inicial para la realización de un certamen nacional. “La culpa la tuvo la persona que me dio el micrófono para saludar”, recordó en su momento Chapino. 

En una de las tantas idas hacia la Liga de Agrupaciones de Veteranos, donde Oscar Chapino llevaba ese bendito grabador, hoy parte también de los recuerdos, porque su voz está ahí, se explayó sobre la Asociación Argentina de Futbolistas Veteranos. 

“Es una historia muy linda, surge por un atrevimiento, una locura mía. En el año 93 nos invitan de la Liga Mercedina de Fútbol (Villa Mercedes, San Luis) a participar de un torneo porque se festejaban los 150 años de la localidad. Fuimos con Córdoba, Santa Fe y Santiago del Estero. Viajamos con Santa Fe para abaratar costos. En el acto inaugural estaban todas las autoridades de la provincia. El organizador (Jofré de apellido) me consulta y me dice si no quería hablar en nombre de las provincias visitantes. Allí agradecí toda la deferencia y atención que habían tenido. Ahí cometí la gran imprudencia que termina siendo un éxito nacional. Es que lo bauticé a ese torneo primer torneo argentino de veteranos y que el segundo lo íbamos a organizar en Paraná. Todos aplaudieron en el acto, pero después cuando me quedé con mis jugadores me dijeron ´cabezón estás loco, como vas a decir que organizamos un torneo argentino si recién estamos haciendo las canchas´. Les dije que no se hagan problemas. La idea era hacerlo en octubre durante un fin de semana largo pero por los costos y falta de plaza hotelera se pasó como ocurre actualmente, a la primera semana de noviembre. En los primeros torneos nos alojábamos en el Batallón o la Escuela Hogar. Luego empezamos a utilizar los hoteles. Cuando hacemos el torneo en Paraná nos alojamos en el Ejército. Así se hizo el primer campeonato, con la mala suerte que el primer día (viernes) llovió de forma copiosa. Pero igual se pudo desarrollar el certamen. La idea era compartir los tres días más allá de los resultados. En Paraná ya se jugó en siete canchas como hecho destacable. Mendoza propuso realizar el segundo certamen, cuyo partido inaugural y de cierre se disputó en el Estadio Mundialista. Una anécdota involucró a Daniel Rivasseau, quien era el encargado de comprar 300 sábalos para llevarlos hacia aquel lugar. Entonces un día la delegación de Paraná invitaba a las delegaciones a cenar. Ya era folclórico eso de llevar pescados. Cuando vamos a Mendoza dejamos los pescados en la Escuela Hogar, allí de noche apagaban las cámaras, cometimos el error de no avisar que teníamos 300 sábalos. Al otro día el olor a pescado en putrefacción inundó el lugar. Fue un hecho anecdótico. Igual nos arreglamos. Yo ya desde el torneo de Paraná que era el presidente de la Asociación Argentina de Futbolistas Veteranos y desde la primera comisión me acompaña el formoseño Palito Brunelli (de profesión martillero público), que trabajaba en esa época con una máquina de escribir Remington. El tercer torneo se disputó en las Termas de Río Hondo. Hacia allá viajamos para inspeccionar las canchas con el Corto Ríos, el recordado y querido Colorado Franco. Las delegaciones se hospedaron por primera vez en hoteles. El problema eran las canchas. Una tenía algo de césped y otra totalmente sin pasto. Se comprometieron en dejarlas bien. Al campeonato fuimos con Luis Casco, otro valuarte de la Liga. Nos concentrábamos unos días para arreglar detalles como ambulancias, comidas y otros. Cuando llegó la hora de jugar nos encontramos que las dos canchas estaban como las vimos la primera vez. Antes de jugar cada partido pasaba un camión regador. Una cosa nunca vista. Pero le poníamos ganas y alegría. Hicimos un acto muy lindo. Termas es una ciudad muy linda y fue una experiencia hermosa. El quinto campeonato se hizo en Córdoba ya con una organización aceitada. En Buenos Aires se disputó en el estadio del club Deportivo Español. Nos sentimos orgullosos de todo lo que hicimos por el fútbol de veteranos, a través de la Asociación muchos jugadores pudieron conocer el país y hacerse de nuevos amigos, reinando la confraternidad. En su momento Córdoba manejó la tesorería pero nos defraudó porque no rendía la documentación para balances. Tuvimos serios problemas con esta gente. Córdoba siempre fue complicado para este tipo de torneos, eran muy competitivos y siempre se generaban inconvenientes con los árbitros y demás. Le hicimos varios llamados de atención y seguíamos con los mismos problemas especialmente porque 11 jugaban y el resto parecían barras. Al tiempo dejaron de participar. Si estos torneos son exitosos, es porque aquellas delegaciones que no saben confraternizar no son invitadas más. 

Pasó con La Pampa, Santiago del Estero, La Rioja, Formosa, que fueron separados de los registros de la Asociación. ¿Y qué hicieron? Conformaron otra Asociación Argentina y organizan campeonatos adonde recalan los equipos que nosotros expulsamos. Pero nosotros con orgullo podemos decir que somos la única entidad, la Liga de Agrupaciones de Veteranos junto a Córdoba, que tenemos predio propio (ahora se sumaron Villa Mercedes y Villa María). 

Y con orgullo decimos que organizamos el mejor campeonato del país al que prácticamente le dedicamos el año de trabajo y donde se disputan los partidos en cancha simultánea y de esa manera les queda tiempo para hacer turismo, que es otro fin que perseguimos. 

A través de nuestros campeonatos generamos fuentes de trabajo para atender hasta 1000 jugadores durante los días del torneo. Sin dudas que en esto tuvimos mucho apoyo, especialmente del gobernador Sergio Urribarri. En nuestros campeonatos todos se llevan el mismo premio y el mejor premio es una plaqueta hermosa al mejor comportamiento. Hoy logramos una excelente comisión directiva y nos damos el lujo de tener que rechazar algunas solicitudes porque son muchos los elencos que participan”. 

El certamen continuará. Y sin dudas con el mismo éxito y con nuevos desafíos. Ya no estará Oscar para decir “el país visita el país” o “somos verdaderos prolongadores de vida y hacedores de turismo”. Declaraciones marca registrada del gran Oscar. Desde 2017 nuevos desafíos, con su recuerdo, su impronta y su ejemplo.