Domingo, 27 Septiembre 2020

ALGUNOS DE LOS PLANTELES 2017 CERTAMEN DE LA LIGA DE AGRUPACIONES DE VETERANOS DE FUTBOL DE PARANA

El 13 de julio se desarrolló un acto en el que se colocó la urna que contiene las cenizas de Oscar en el Complejo que siempre adoró. Pamela, su hija, lo recordó de gran manera. 

El anecdotario de Oscar Chapino no tiene desperdicios. La famosa frase proferida en la AFA. La “pelea” que nos hizo amigos y mucho más. 

El 3 de julio de 2004 fue electo presidente de la Federación Entrerriana de Fútbol. Consiguió afiliar a todas las Ligas de la provincia, acompañó gestiones en Buenos Aires, fomentó clínicas de árbitros y visitó distintas localidades para ayudar especialmente a conseguir la Personería Jurídica.

En reportajes realizados o comentarios publicados en distintos medios periodísticos, dejó en claro cuál es su visión. El espíritu de trabajo, las relaciones de amistad y camaradería por sobre el valor deportivo. Su visión de futuro en aquellos años 90 y la razón que le dan estos tiempos. 

Un campeonato aniversario en Villa Mercedes fue el puntapié inicial para la realización de un certamen nacional. “La culpa la tuvo la persona que me dio el micrófono para saludar”, recordó en su momento Chapino. 

Un mal momento vivió en 1993. Una fuerte discusión en la sede de calle Salta 61 terminó con una descompensación de Chapino quien fue trasladado grave a un sanatorio local. Fue operado y como alguna vez dijo “volvió a vivir”. 

En este capítulo cuenta porqué un día dejó de jugar al fútbol de veteranos. Una historia desconocida. Pero que tiene que ver con sus ideales. “Si sos dirigente no podes tener simpatía por una agrupación o jugar en un equipo”, sería su conclusión.

La Liga de Agrupaciones de Veteranos de Fútbol de Paraná comenzó a desarrollarse en 1967 con los primeros amistosos. En la década del 90 tomó la posta Oscar Chapino y desde ese día el crecimiento ha sido sostenido.

Aquel equipo subcampeón y el apoyo que le brindó en Buenos Aires. La anécdota de cuando conoció a Roberto Ayala en la pensión de Ferro. 

En Paraná hubo una marca reconocida. Se trató de Chapino Deportes, en la década del 80. Oscar explica qué pasó y porque “desfondó” tal cual menciona. La casa de venta de indumentaria deportiva fue ícono en su época. Pero también pasó por otros oficios. Y en el final del texto, el mensaje a su querida Alicia. 

De puño y letra. No necesitó de preguntas previas ni otros aspectos que se le parezcan para contar su vida. Desde diciembre de 2014 y casi como un ritual diario y en cualquier momento del día, tomó un grabador y desarrolló los aspectos de su vida rica en anécdotas e historias. Llegamos hasta febrero de 2017, en el que se apagó el grabador y lamentablemente su vida. Sus declaraciones se mantienen textuales, del momento que las realizó. Una forma de que en palabras y letras Oscar vuelva a compartir su camino con sus afectos.  

Volar es posible

May 07, 2017

Hay una historia que contar. De un hombre que no es común, de un carisma especial que lo hizo simplemente “un distinto”. Oscar Chapino forjó un hogar, cuyos hijos ya son profesionales. Y dos nietas quienes le dan esa alegría necesaria, clave para la alegría del alma. Claro que el “rendirse jamás” es la frase elegida de este escorpiano de ley. Fue jugador de fútbol, dirigente de distintas instituciones, llevó adelante un excelente proceso en la Federación Entrerriana de Fútbol. Ayudó a amigos, conoció la lona, pero se levantó. Divide su tiempo entre el fútbol, el apego familiar y ese cuidadoso trabajo que le lleva horas en Casa Quinta, un hogar de personas de la tercera edad.